Cookies

Las páginas de Stora Enso utilizan cookies para ofrecer a los usuarios la mejor experiencia posible. Al continuar usando este sitio web, está aceptando el empleo de estas cookies. Puede cambiar en cualquier momento los ajustes del navegador. Para obtener más información sobre las cookies, puede consultar nuestra política de privacidad y cookies.

Madera reduce las emisiones de CO2

Todo el mundo procura construir con el mínimo gasto de energía y recursos naturales. La madera es un recurso natural y sostenible que está disponible en grandes cantidades y que se va regenerando sin cesar a medida que se consume. En Austria, cada 40 segundos crece tanta nueva madera como se necesitaría para construir una casa entera. El árbol, durante su crecimiento, absorbe dióxido de carbono de la atmósfera. En un edificio de madera maciza, este carbono permanece inmovilizado durante siglos. Al mismo tiempo, gracias a la energía solar y la fotosíntesis siguen creciendo nuevos árboles que, a su vez, absorben más carbono. 1 m³ de madera almacena una tonelada, aprox., de CO2 y, por lo tanto, al emplear la madera se está contribuyendo activamente a reducir el efecto invernadero. Además, una casa de madera que se desmantela al cabo de siglos de aprovechamiento, no deja escombros no reutilizables, sino madera apta para uso. Ciertos elementos pueden reciclarse y la madera restante se puede utilizar como fuente de energía.

 

Documentos:

» Balance ambiental – Investigación de la madera de Austria